Chistes que den mucha risa

¿Estas buscando chistes con los cuales te rías mucho? Pues has llegado al sitio indicado, aquí están los mejores chistes que encontrarás en la web para reírte a carcajadas un muy buen rato ¡Empecemos!

  1. – Pepito, que significa hipotenusa.
    – 10 hipopótamos en Estados Unidos, profe.
    – ¡¡Estás suspenso Pepito!! Pero tú…
    – Pero profe, hipo-ten-USA… :___
  2. – Profesora, ¿ayer va con H?
    – No, Pepito.
    – ¿Y hoy?
    – Hoy sí, Pepito.
    – Mierda, como cambian las cosas de un día para otro.
  3. Le dice una vieja a otra:
    – ¿Dónde está tu marido qué hace que no lo veo?
    – Se metió en la bodega con dos cubas de vino tinto.
    -¿Y tú que haces?
    -Le dejo la comida en la puerta y me voy.
    -¿Y no lo echas de menos?
    -¿De menos? ¡Le echo de más! ¡A ver si revienta!
  4. Va un borracho por la calle y se encuentra con un amigo al que le dice:
    – Oye, ¿sabes qué? Ayer llegué a casa borracho a las doce de la noche y mi mujer me dio un sartenazo por cada campanada.
    – ¿Y has aprendido la lección?
    – Sí, ¡a partir de ahora llegaré a la una, que duele menos!
  5. – Papá, ¿soy fea?
    – Pregúntaselo a tu novio.
    – ¿Qué novio?
    – Exacto.
  6. – Cariño, lo lamento.
    – ¿Qué pasó?
    – Ayer en la fiesta que fui besé a un chico. De verdad, lo siento.
    – No te preocupes, yo hice una cosa peor.
    – ¿qué?
    – Me quedé en casa y confié en ti.
  7. Se acerca una rubia a su amiga mucho más rubia que ella y le dice:
    – ¿Sabías que las cajas negras de los aviones son naranjas?
    Y la amiga le responde totalmente sorprendida:
    – ¿Qué? ¡¡¿No son cajas?!!
  8. Dice el cura en la iglesia:
    – Hoy confesaré a todas las devotas.
    En esto se levanta una rubia y pregunta:
    – Y a las que vinimos en sandalias… ¿cuándo nos toca?
  9. Cuando mi suegra habla yo escucho con mucha atención…

    en general, la radio o la televisión.
  10. En pleno juicio le pregunta el juez al acusado:
    – Se le acusa de haber asesinado a su suegra con un hacha, ¿cómo se declara?
    – Inocente, señoría. Tan solo pretendía espantar a la mosca que mi pobre suegra tenía en plena frente.

Como habrás notado estos chistes son los mejores para contarles a tus amigos y para que te rías si estás aburrido ¡Nos vemos pronto!

También te podría gustar...